Una entrevista con Clara Mejías y Duna Haller

Duna Haller y Clara Mejías son un dúo de increíbles artistas de habla hispana que colaboraron para crear una experiencia conmovedora y sorprendente para niñes trans en el cuento ‘Night Light’. Hoy, compartieron su experiencia con este proyecto, lo que significa para ellas, y sus esperanzas para la generación actual de niñes trans.

CLARA: La verdad, ser una niña trans a menudo significaba no tener ningún tipo de literatura que me permitiera verme en el tipo de situaciones con las que otras chicas soñaban. La literatura positiva que pude encontrar en esa época, cuando más la necesitaba, era universalmente sobre niñes trans obteniendo el apoyo de sus padres, acudiendo a médicos que los apoyaban y viviendo como una niña de una manera que – aunque me diera esperanzas – no era realista y era extremadamente raro en la vida real. Más aún si, como yo, vivías en una nación en desarrollo donde los recursos y el nivel de aceptación eran incluso más bajos que en otros lugares.

Les niñes trans necesitan que se les diga que tienen razón sobre sí mismes, que deberían atreverse a soñar con algo más que simplemente tener permiso para ser su verdadero género. Que incluso si es difícil, son personas completas que merecen agencia, respeto y que seguirán existiendo independientemente de la aprobación de la sociedad.

DUNA: Contar nuestras propias historias nos permite dar coraje a les niñes trans de una manera que no depende tanto de la sociedad cisgénero y sus puntos de vista sobre nosotres, así como pensar sobre nosotras mismas de pequeñas al escribir o ilustrar. Por ejemplo, una vez que vi “Night Light” terminada, se sintió como un hechizo de curación que necesitaba cuando era una niña.

Una de las mejores cosas de trabajar con Clara en este proyecto fue hablar mucho sobre cómo son los personajes por dentro y lo que queríamos representar. Ambas teníamos en mente una historia que ubica la liberación de los personajes principales y su lucha como algo propio. También tenía muchas dudas sobre cómo crear el personaje de “los Educadores” porque básicamente representan cómo la sociedad abusa de las niñas trans, y eso fue algo muy difícil de manejar sin ser demasiado explícita o desencadenante de recuerdos traumáticos. Creo que [estas dudas] determinaron cómo toqué los temas de manera muy soñadora, como si el verdadero mensaje de “Night Light” solo pudiera llegar a ti si conoces la experiencia.

Por ese motivo, cuando Clara me mostró las ilustraciones de los Educadores, me sorprendió. Eran los únicos personajes de los que no hablamos, y eran exactamente igual que como yo los había imaginado. Lo mismo sucedió con los paisajes de Chrysalis, Firelight y muchas otros elementos que simbolizaban el mundo en el que vivía, aislada, cuando era niña, y cómo aprendí a lidiar con ello. Clara, ¿cómo te sentiste dibujando esos paisajes, y especialmente la figura de Los Educadores? Me sorprende lo mucho que los dibujos hacen que mi historia viva, y creo que eso se debe a que ahí hay una idea que ambas compartimos desde nuestros corazones.

CLARA: Creo que el hecho de que tú también eres una artista visual, además de escritora, realmente influyó en la forma en que abordé estas ilustraciones. Tu arte es muy crudo, con una  intención de representar sentimientos mediante formas de una manera que creo que se complementa muy bien con mis propias sensibilidades.

El entorno [de Chrysalis] dependía totalmente de mí para imaginarlo. Lo pensé como un lugar donde no todas las cosas están completamente formadas, donde las cosas rara vez representan su forma completa. Un lugar que se ve igualmente vivo y muerto. ¿Eso tiene sentido? Al mismo tiempo, quería que los personajes principales [las cinco chicas] fueran muy definidos, muy reales. Con forma muy clara. Es su ambiente lo que las confunde, no ellas mismas.

Los Educadores fueron lo último que se me ocurrió. Tengo antecedentes en la ilustración de terror y, si este libro no estuviera destinado a niñes, hubiera sido mucho más fácil encontrar algo que representara opresión, hipocresía y temor a la autoridad. Creo que disfruté creando diferentes diseños, todos muy diferentes entre sí. Al final, lo que terminó siendo mi elección fue algo clásico y nuevo, incómodo e imponente, pero al mismo tiempo, algo que puede ser derrotado. Creo que estoy muy orgullosa de eso.

DUNA: Me encanta esa frase. “Es su ambiente lo que confunde las confunde, no ellas mismas”. Realmente me ha llegado mucho. Ya tenía en mente quiénes eran los personajes porque se basan en mis alters, ya que esta historia es básicamente sobre el trastorno disociativo de identidad (TDI) como un mecanismo para hacer frente a los abusos sobrevividos como niña trans. Así que tuve mucho que hablar contigo sobre cómo representarlos visualmente (aunque me sorprendiste mucho, en el sentido más amplio, como con Asher y sus características de exploradora de la arena. ¡Me encantó!).

¿Pero los paisajes, los enemigos, las muchas cosas que vivieron ellas? Cuando escribí ‘Night Light’, la parte más difícil fue representar esas dificultades y cómo las derrotaron. Con tu arte, el ambiente era más confuso, más soñador y más fácil de leer que una “historia real” al 100%. No son sólo ilustraciones de una historia; todo ese entorno que creaste es parte de la historia de una manera muy profunda, y estoy agradecida para siempre por haber trabajado contigo en esto.

Y para ser honesta, no puedo esperar a que el libro salga a la luz. Que “Night Light” exista y sea accesible para les niñes es algo que me llena de alegría. Clara, ¿cómo te sientes acerca de cómo estamos tratando de poner el libro en tantos lugares como sea posible? Siento que eso también es una gran parte de la razón por la que ambas somos parte de Heartspark Press; no solo deberían existir libros como este, sino que también deberían estar *realmente* disponibles. ¿Qué piensas sobre eso?

CLARA: Creo que siempre se puede hacer más trabajo para hacer llegar un libro como este a niñes trans. Realmente no creo que sea suficiente que “99% de Chance of Magic” se contente con estar disponible en Norteamérica y en determinados países europeos. Les niñes trans están en todas partes. A pesar de que no somos lo suficientemente grandes para distribuir y hacer accesibles al ritmo y alcance que merecen les niñes trans de todo el mundo, estoy orgullosa de mi equipo por hacer el esfuerzo.

No todes les niñes son como yo. No todes les niñes venezolanes entendían inglés incluso antes de ir a la escuela secundaria. E incluso cuando lo entendía, no podía acceder a lo que podía acceder a une niñe en un país de habla inglesa o en un país desarrollado.

DUNA: Sí, necesitamos hacer llegar libros para niñes trans de artistas trans a bibliotecas, escuelas y lugares que permitan no contar con el apoyo parental como condición para que une niñe trans crezca con referentes. Hacer que estas pequeñas herramientas de apoyo estén disponibles para les niñes trans por sí soles es una meta que esperamos que ocurra pronto. Tanto traduciendo el libro a otros idiomas como hacerlo llegar a lugares que no dependan de un entorno propicio o con recursos.

Y bueno, también quería decir que admiro muchísimo tu arte y tu enfoque, tanto político como de estilo, ¡y espero que podamos colaborar más! Además, me encanta seguir tu instagram (para todes, @deny_sentience) y poder ver tu increíble obra de arte en sí misma.

CLARA: ¡Espero que podamos colaborar más en el futuro también! Fue una experiencia maravillosa y me sentí muy feliz con lo mucho que pude agregar a la historia. Eres una increíble pareja creativa, artista y activista, ¡y no puedo cerrar esta conversación sin compartir tus páginas de arte también! Podéis seguir el arte de Duna en @dunahaller en Instagram y puedes encontrar su música en dunahaller.bandcamp.com.